Tipos de cultura organizacional: ¿cuál es el mejor para tu empresa?

tipos-de-cultura-organizacional-3

Si bien no existen dos culturas iguales, muchas comparten características específicas que nos permiten definir los diferentes tipos de cultura organizacional. ¿Cuál prevalece en tu compañía? 

La cultura es un elemento fundamental a la hora unir a los colaboradores de la organización. Sin importar qué tipo de cultura organizacional  esté presente en tu compañía, su fórmula siempre se basa en que las personas acepten o compartan una manera de hacer las cosas y una forma de organizarse para llevarlas adelante. Además, las interacciones entre los colaboradores y los equipos de liderazgo están altamente determinadas por las creencias y los comportamientos fomentados por la cultura de la empresa.

¿Qué tan importante es la cultura? Según el profesor de la Escuela de Negocios de Harvard  Howard Stevenson,  «[m]antener una cultura efectiva es tan importante que, de hecho, supera incluso a la estrategia.» 

Según un estudio, más de la mitad de los ejecutivos C-Level encuestados cree que la cultura corporativa es uno de los 3 impulsores principales del valor de una compañía, y el 92% sostiene que mejorar su cultura incrementaría el valor de su firma. Pero, sorprendentemente, sólo el 16% está conforme con su cultura. Entonces, ¿por qué se la suele ignorar?

No es raro ver culturas empresariales que se desarrollaron de forma orgánica a lo largo del tiempo. En algunas empresas, se transmite de forma implícita, con los nuevos colaboradores imitando a sus colegas y adoptando los rasgos que ven en sus compañeros. Sin embargo, desmitificar el tipo de cultura corporativa y definirla expresamente beneficia a todos los grupos de interés: clientes, proveedores, colaboradores y equipos de liderazgo. 

Las compañías que diseñan su cultura de forma consciente tienen la oportunidad de convertirla en un recurso tangible que las diferenciaría de sus competidores. 

Por otro lado, dejar que la cultura de la empresa evolucione sin ningún tipo de control o planificación puede resultar en un riesgo peligroso.

Al enseñarles a los colaboradores cuáles son tus valores, tu visión y tu propósito, podrás interactuar con ellos de forma más eficiente. Esto también puede ayudar a atraer, reclutar y retener a los mejores talentos. Así, las personas entenderán mejor cómo pueden marcar una diferencia, crecer dentro de la compañía y alcanzar su potencial.

Identificando Tu Tipo de Cultura Organizacional

Por supuesto, no existen dos culturas organizacionales exactamente iguales. Sin embargo, hay características comunes que nos permiten categorizarlas o agruparlas en diferentes tipos de cultura empresarial. 

Varios factores pueden influenciar la categoría en la que cae una compañía, como por ejemplo su industria, historia, tamaño o ubicación. Pero incluso con estos factores determinantes y una cultura corporativa con fuertes inclinaciones hacia una dirección en particular, no quiere decir que el destino esté sellado. La cultura no es estática, puede ser cambiada y su evolución es constante.

Algunos expertos dividen las culturas organizacionales en cuatro categorías, otros en cinco y algunos incluso en más. Este último es el caso de los autores de «La Guía de Cultura Corporativa Para Líderes«, que identificaron ocho estilos de cultura distintos:

Otra herramienta usada normalmente  a la hora de evaluar la cultura corporativa es el Instrumento de Evaluación de la Cultura Organizacional (OCAI). Desarrollada por los profesores Kim Cameron y Robert Quinn en la Universidad de Michigan, OCAI se basa en el Marco de Valores Competitivos (CVF) testeado por más de 30 años en organizaciones. OCAI define cuatro tipos de cultura:

Los nombres alternativos y fáciles de recordar de estas culturas son: Crear, Colaborar, Controlar y Competir.

No importa la lista que elijas para tu evaluación inicial, el objetivo será el mismo. Al definir tu cultura en base a uno de estos estilos podrás establecer de forma clara y concisa qué es lo que realmente valoras en tu organización.

Sacudiendo la Cultura Organizacional

Entonces, ¿qué pasa si decides que no te gusta la cultura que ha desarrollado tu empresa? Buenas noticias, ¡puedes cambiarla! Como dijimos antes, la cultura no es estática, sino que evoluciona constantemente. 

Al determinar si en verdad tienes la cultura correcta, es importante preguntarte si el tipo de cultura organizacional de tu compañía es el mejor para tus colaboradores, tus clientes y el negocio. Si no lo es, entonces es hora de hacer algunos cambios.

Al momento de crear un cambio cultural, como el número de distintos tipos de culturas organizacionales, la cantidad de pasos puede variar de un experto a otro, pero la mayoría concuerda con estos seis componentes vitales: 

Paso 1: Formula una visión clara y estratégica para comunicar tus valores organizacionales por encima de todo, y luego cuéntale a tus colaboradores cómo implementarás el cambio cultural de forma efectiva. Esto es conocido como un deck o plan de cultura. Vuelca  todo de forma clara y concisa.

Paso 2: Enséñale a todos que tu liderazgo está comprometido al cambio cultural. Mostrar el compromiso de los altos mandos administrativos a la nueva cultura es vital para garantizar el éxito en la implementación y fomentar el cambio en el resto de la compañía 

Paso 3: Crea y visibiliza ejemplos concretos del cambio cultural en los niveles superiores de la organización. Identifica a los agentes del cambio y a los mayores influenciadores en todos los niveles y desígnalos como embajadores de la nueva cultura.

Paso 4: Modifica la compañía para que pueda acompañar el cambio organizacional. ¿Hay sistemas, políticas, procedimientos o reglas que necesiten ser cambiadas  y alineadas con la nueva cultura y los valores deseados? Desde estructuras de beneficios y recompensas hasta programas de reclutamiento y retención, tienes que asegurarte que estén alineados a los nuevos valores. (Tip: Regresa al Paso 1 y modifica tu plan de cultura, incorporando las nuevas políticas y procedimientos para que se alineen a tu nueva identidad cultural.)

Paso 5: Lanza tu plan de cultura a través de toda la compañía. Una plataforma cultural como StarMeUp puede asegurar que tus colaboradores tengan las herramientas para adoptar los nuevos valores e incorporarlos a sus rutinas laborales diarias. Asegúrate de incluir un entrenamiento para que todos entiendan los nuevos procesos, expectativas y sistemas.

Paso 6: Prepara un proceso de evaluación para poder monitorear el progreso de los cambios e identificar las áreas que necesitan ajustes. Usando las funcionalidades de métricas de datos y people analytics de plataformas de cultura como StarMeUp puede ayudarte a dar seguimiento a los cambios y entender qué ocurre detrás de los números. Este paso también te ayudará a  identificar obstáculos y colaboradores reacios al nuevo proceso. 


¿Tienes cultura?

Al cultivar y nutrir tu cultura, puedes convertirla en uno de tus mayores recursos. Teniendo en cuenta que los abruptos cambios causados por el COVID-19 dejaron a muchas empresas con la duda de cómo liderar de forma exitosa sus negocios durante la tormenta, nunca hubo una mayor urgencia para transformar e impulsar la cultura organizacional de una forma efectiva.

Innovar la cultura puede ser una tarea ardua porque les requiere a tus colaboradores  encarar algo nuevo y diferente. Pero, una vez que se logre, verás cómo las tecnologías orientadas a las personas pueden garantizar que tu cultura siempre refleje lo que más valoras como organización. 

El mejor tipo de  cultura organizacional es el que le sirva a tus colaboradores, tus clientes y tu negocio, asegurando éxito y vitalidad continua.

Post Relacionados